Jere, Mono y Patom: 29 meses de lucha por justicia

A 29 meses del triple crimen de Villa Moreno, familiares, amigos y compañeros de militancia de Jeremías Trasante, Claudio «Mono» Suárez y Adrián «Patom» Rodríguez se concentraron en las puertas de Tribunales provinciales para realzar una vez más el reclamo para que la justicia actúe contra los culpables del asesinato de los tres jóvenes militantes del Frente Darío Santillán.

La movilización se dio en el marco del mes de la «Juventud militante», y a pocos meses del inicio del juicio oral y público en el que serán juzgados los responsables de los crímenes de Jere, Mono y Patom.

29 meses Jere Mono y Patom

Comunicado del Movimiento 26 de Junio:

Casi dos años y medio nos separan ya de aquella fatídica madrugada de enero, de esas primeras imágenes del desconsuelo y la incomprensión que aun hoy se nos presentan inalterables, y que así persistirán, porque nos tocó aprender de golpe y con la fuerza de lo injusto de qué se trata aquello de lo irremediable.

Largos 29 meses en los que nos invade el orgullo cada vez que vemos la apropiación que generan la imagen y la historia de los pibes, la sentida recepción que provoca entre la pibada de los barrios periféricos, y más allá de ellos también. Con bastante tiempo transcurrido desde el inicio de esta lucha inclaudicable, hoy podemos decir que los nombres de Jere, Mono y Patóm son algo que se le parece a la (que deberá ser sinónimo de) justicia en estos suelos; algo tan anhelado como necesario.Por ahora un logro parcial, que deberá ser coronado con las condenas a los autores materiales de los asesinatos y, desde ya, a los cómplices policiales que los quisieron rodear de impunidad.

Ese objetivo resultaría verdaderamente inalcanzable si no fuera por la profunda pasión militante que nos empujó para dar esta pelea, que era y es la misma que convocó a Jere, Mono y Patóm a practicar la solidaridad y el compromiso con una vocación incontestables. Ese mismo espíritu, esa misma pasión militante que a muchos (como en su momento a los pibes) nos transmitió la historia de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, la inagotable lucha para que la impunidad no gane una vez más después de aquel 26 de junio de 2002, y el más reciente acto de justicia con el cambio de nombre de la Estación de trenes Avellaneda a “Darío y Maxi”.

Por eso nos obstinamos en decir que viven en vuestras luchas: sencillamente porque retomar sus ejemplos es la mejor forma de continuarlas, de hacerlos presentes en la construcción cotidiana de ese sueño que cobijaron. Por eso entendemos que junio es el mes de la “juventud militante“, en el que además retomaremos y profundizaremos las instancias de lucha de cara al juicio que se avecina, haciendo oír en Tribunales una vez más la inquebrantable voluntad de los familiares y compañeros de Jere, Mono y Patóm de que #SeráJusticia.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *